24.2.08

The end...

Y ya.

8.2.08

Quita la manera...

Despojame de aquello que me sobra.
En mi soledad y en la tuya.
Cambia las sinuosas contradicciones de mi pesado caminar.
Despojame de la ropa, y yo haré lo mismo con la tuya.
Porque anhelo tu perfume corporal.
Deshazte de la maña imberbe, porque de ti soy preso.
Ahorra las palabras, dejando el sentimiento intacto.
Tócame con tus dulces manos, en ocasiones peligrosas.
Rozo tu cabello, bellos hilos de gloria.
Que atraviezan el camino de la hermosura.

Inviertes mis entrañas, que avasallantes van.
Porque sin ti no soy nada, pues en mi cuerpo y mente estás.
Sin manera alguna de sacarte, dejarte u olvidarte.
Intacta por siempre, haciendo historia en mi narración.
Cae el sentido humano, dando paso a la característica carnal.
Pero en ti es diferente, porque no solo atracción es lo que siento.
Es lucidez, encanto y trémolo.

¿Qué me has hecho? ¿Cuál es tu secreto?
Sueños y realidades que viven en ti.
Que viven en mi, porque, si aún no te has dado cuenta, soy tuyo.
Ralentiza el pasar constante y frívolo del tiempo.
No dejes pasar tan rápido el momento.
Instante.


Ven, quédate conmigo.
Quédate a mi lado una sola vez.
Es lo que pido con quebranto, con cariño y con deseo.
No pierdo la esperanza, tu esperanza, que también es mía.
Déjame abrazarte en medio de la obscuridad.
Porque nos envuelve y guarda.
Una sombra que entra, que contempla y descubre.

Quita la manera, porque sobran, desde ahora y adelante, las palabras y lamentos...

2.2.08

El sonido de la noche.

Brillo y resplandor que emergen de la obscuridad, en un intento desesperado de cortar el filo de el desgarrador paisaje. Encerrado en el baúl, el cual se encuentra arrumbado en la esquina polvienta y descuidada. Con coraje y sentimiento rompe los lazos que lo atan a tan disonante sollozo, esperando la maravilla fantasiosa que cumpla su lúdico deseo.


Observa, a lo largo del horizonte, aquella imagen penetrante y conformista de su primer sentido, con alegría silenciosa y húmedo sentir. Porque siente, vive, piensa y descubre las maravillas que le permiten recordar. Con mirada atrapada en el brillante firmamento. Pero él sabe que es sólo un engaño de su memoria, entintando su roto vislumbrar, poseyéndolo en un momento terminable con aires a interminable.


Memorias que salen en la obscuridad obtusa y envolvente, cuando el resplandor suave se va, y da paso a las pesadillas de su soledad. Y ve que es grande, saber prominente que deja rancio sabor en sus labios, con un pesar que obstruye y aprieta el poco corazón que le queda después de tanto llorar.

Camina quejumbrosamente, pues el vacío lo ha vencido de nuevo, quedando atrapado en su recóndito abrigo. Nueva y aún así conocida compañía, de él y su alma, los cuales hablan en conjunto, de los métodos nuevos a intentar, de las vivencias pasadas que fueron tan hermosas, pero que ahora se han ido, al igual que su majestuosidad. Y las conoce a la perfección, pues son de él mismo.


Ojos de amor, quebrados por aguas saladas, que saben igual que las de ayer, y las de anteayer y que, probablemente, las de los días de mañana...

31.12.07

Aquí estoy...

Déjenme sacar mi pañuelito y mi sacudidor rosita, las telarañas de este, su blog, se estaban acumulando. Y no quiero decir que mi ausencia haya sido desconsoladora para ustedes (porque seamos honestos, no les importo), pero bien podría hablar sobre una de las cosas que más ha repercutido en este año que ya nos dejó. Estoy de rapidito -nunca de rapidín- y gustaríame escribir un poco de manera retórica e inentendible, justo como a ustedes, amados y escasos lectores, les gusta. Pero el tiempo ni el esfuerzo me ayudan a sacar el lado fanfarrón que escondo bajo mis canas. Siquiera a quién engaño, pues saben bien que no soy un vejete indefenso y mandilón.

La amistad es el lazo que nos unió, une y unirá en el resto de nuestra amainada vida, por lo tanto, creo correcto que le demos más importancia a la vivencia con aquellos seres que hacen amena nuestro modo de vivir, sea bien en una computadora, con quién no tienes contacto físico, o con los que rodean tu vivir. Cualquiera de los casos, lo que queda intacto es la convivencia con los que están para apoyarte o saludarte (incluso denostarte, apodarte o insultarte, como lo hacen conmigo). Por lo anterior, quiero decirles, estimados, que cada uno de ustedes, visitantes de el estúpido mundo axelfoniano, son considerados como sinceros amigos, que delician mis alegrías, borran mis tristezas, y crean algo que solamente ustedes son capaces de crear: la existencia.

Es justo decir, por lo anterior expuesto, que mi ser, tanto virtual como real, aún cuando suene increíble o falso, está formado por ustedes, opiniones y comentarios que llenan y cambian dentro de mi ser. Amigos que evolucionan y que me hacen evolucionar, aunque sea un poco, mi manera de ver las cosas de esta ilusa realidad.
Es lo que son, amigos de este, su también amigo axelfox.....


Sinceramente y con cariño : ¡Gracias!
Ah, no esperen que mi forma petulante , presuntuosa y cínica de escribir cambie, tampoco me pidan dinero (como kodama) ni ningún favor fuera de mis posibilidades; los estimo, pero nada de eso....

19.12.07

Rutina....

Siempre he pensado que las cosas no son como debieron haber sido, que la vida es injusta con tintes metafóricos y dramáticos. No obstante, en recientes fechas, me he comprometido a cambiar -en lo que puedo- la perspectiva sucia y con rejegos que nos envuelve en un mar existencialista de miedos, confusiones y fracasos.
Y como ya sé que no entendieron ni una sola pizca de lo que quise decir con anterioridad, les pongo unos cuantos refranes hechos solamente para hacerlos un poquito más cultos, con todo y su verdadera forma:


Refranes para gente culta.



    • Más vale plumífero volador en fosa metacarpiana, que segunda potencia de diez pululando por el espacio. ( Más vale pájaro en mano, que cien volando)


    • Ocúpate de la alimentación de las aves córvidas y estas te extirparán las estructuras de las fosas orbitarias que perciben los estímulos visuales. (Cría cuervos y te sacaran los ojos)


  • Quien a ubérrima conífera se adosa, óptima umbría le entolda. (El que a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija)



    Espero que estos cuantos sean suficientes para incrementar su acervo cultural. Luego no digan que no me preocupo por ustedes.

UPDATE:

Quién los entiende, me preocupo de verdad por su vocabulario y ustedes (algunos, no todos, solamente aquellos que de verdad no entendieron ni jota a los refranes) me tachan de pretencioso, hueco y demás. Bien dijo mi mamá que calladito me veo más bonito...

9.12.07

Post ultraarchirequeterecontra-pequeño.

En últimas fechas, muchas personas visitantes de éste, su insípido blog (en realidad sólo es una, la cual no revelaré su nombre para evitarle la verguenza -ipsel-)se han quejado de que los post escritos de mi puño y letra, son excesivamente largos y tediosos. Toscos e ínfimos por su vocabulario no apto para una persona común . Descabellados y desatinados, con un toque triste y demeritante (eso dice esta persona de la cual no revelo su nombre debido a mi gran estima por ella -ipsel-).



Pues bien, a petición de esta tan hermosa amiguita (ipsel), éste, su blog de confianza, por una ocasión especial, y considerando que será el regalo de navidad de muchos, dará a luz el post más pequeño en la historia, el cual contiene la muy despreciable cantidad de 1220 caractéres...


Espero que dicha medida sea apreciada por aquellos ( hola ipsel!) que no valoran el esfuerzo y sudor (con olor a black xs) vertido en cada palabra...


Y para esos pocos que reprocharán esta medida, les doy una noticia que les alegrará la existencia (no, no vayan por el cuchillo para cortarse las venas) : ¡Los estimo mucho!  Ok bien, ese no es un regalo, pero esta imágen sí:

¿Que no les gusta la burla a la desgracia ajena? Qué exigentes son!

30.11.07

Moralejas

En estos tiempos fuera de la computadora, he podido constatar -y vivir en carne propia- una experiencia aterradora, pero por demás cierta y concisa. No perderé el tiempo relatándoles cada detalle de los hechos (para eso están las salas de chat), pero bien puedo darles una metáfora de gran ayuda.


Había una vez, en un verde pastizal, un conejito blanco. Tan blanco como la nieve que sale en las películas estadounidenses de navidad. Un buen día, este conoció a una conejita blanca. Tan blanca como la nieve que sale en las películas estadounidenses de navidad. Los conejitos se conocieron, se enamoraron, tuvieron tiempo de cuchi cuchi y, al final, se casaron. Vivieron enormemente felices, derramando gotas de amor fiel y puro en cada ocasión que podían. El romance era tierno, hermoso, y candente en sentido tórrido y existencial. Al tiempo, de la unión de estos dos excéntricos ejemplares, nació una linda y tierna familia, compuesta por conejitos blancos. Tan blancos como la nieve que sale en las películas estadounidenses de navidad. La felicidad inundaba los corazones de tan blanca familia. Tan blanca como la nie...ustedes comprenden.
Cierto día efímero, la conejita, inspirada en el amor de su pecho, acariciaba tiernamente a su blancuzco esposo, cuando, de repente, se dá cuenta de que este tiene una pequeña mancha negra en forma de triángulo detrás de la oreja izquierda. Indignada, espantada, alocada y demás terminaciones en "aba", la pequeña y blanca conejita exclama con ahínco : cipriano! me has engañado! cómo pudistess decirme que eras completamente blanco, cuando tienes esta mancha negra? No quiero más, basta de tu sarta de mentiras insólitas, te exijo el divorcio!
El conejito, triste por la decisión de su amada, y después de tratar de convencerla de abortar tan incoherente petición, llegó a una súbita conclusión, su vida no significaba nada sin su añorada mujer coneja. Tomó sus cosas, se despidió de sus hijos, partió al sur y, al final del día, se encontró con unas vías de tren, el cual estaba próximo a pasar. Con calma sentida y triste, posó su cabecita blanca, tan blanca como la nieve, encima del frío solemne del metal y, en un abrir y cerrar de ojos, murió descabezado por el tren.
A los pocos días, la conejita ex esposa, fue requerida por el conejito forense de la zona. En dicha visita, reconoció el cadáver de su antiguo esposo y padre de sus 32 hijos, además de constatar que el triángulo negro cerca de su oreja era, en realidad, una mancha de grasa.

Moraleja : Nunca pierdas la cabeza por un triangulito de pelos negros.

17.11.07

Tarde es. Acurrucado en el sillón de la esquina, contemplando mi suciedad. Sintiendo el mísero vacío que nos ha dejado tu partida. Incertidumbre que alberga mi corazón y que no me deja respirar tranquilo, tampoco caminar sobrio, ni siquiera intentar cínicamente de pensar que nada ha cambiado y que tu partida no nos afectará más. Fuera de la casa, casa tuya y de nosotros, que soportó una sola vez tu sátira presencia, antes que decidieras que no era digno aún de tu mirada. Porque tu visión torcida era, influenciada y manchada por los alegatos de otros. Víboras que escupen ponzoña de sus dientes fétidos, cegando el cariño y amor que profesabamos. No obstante, estúpido tu entrar y tu salir, pues tu ilusa conciencia no supo comprender y aceptar aquello que se te daba como regalo, nunca condicionado.
Memorias de una noche larga, sintiendo el frío de la madrugada, fuera del balcón oxidado. Viendo fijamente las estrellas que se esconden tras los nubarrones; queriendo encontrar de luz, esa que negaste por siempre hasta el día de tu ida. Recuerdos de tiempos mejores, donde la maldad no había consumado su necedad, aunque permanecía allí, latiendo, imperceptible y aletargante. Visiones de cosas que significado no tendrán más cabida en el baúl viejo, aquél en el cual encerré tu mentira, tu rechazo, tu odio y tu rencor. Con candado sin llave, perdida en los confines recónditos de la enormidad de los mares. Aguas de lágrimas negras derramadas. Lástima que no intuíste la verdad elocuente, que te gritaba en cara y en vida, como queriendo estrellarla en tus ojos para que pudieras de una maldita ves encontrarla. Queriendo y no, al mismo tiempo.
Sí, no importa tus decisiones, nunca importaron, porque estaba fuera de mi jurisdicción, sin ánimo de confesarte mi gran admiración. Admiración que escondida tenía, en el abismo sin tintar de mis anhelos. Deseando sublime y cálidamente poder una tarde revelártelos.
Espero estes bien, donde quiera que te encuentres, en tu nuevo y permanente hogar, allá donde no más podrás pedir perdón, donde llorarás tu maldición, donde preguntarás cosas sin respuesta ya. Ciertamente lo espero. Te libero de todo lazo que aún no se encuentre roto, lazo que socavonamente te una a mi potestad. Te doy paso ancho fuera de tu nueva vida, queriendo entrañablemente que puedas retomar el sendero correcto, del cual deslizaste.
Tarde es. Nos vemos viejo, descansa en paz...

10.11.07

La verdad verdadera....

Llegando cálidamente al pináculo de las extravagancias, descubrí (por mera casualidad insustancial) que la película kilómetro 31 -aquella mexicana típica de terror, con errores cinematográficos y de guión- era basada en una historia verdadera, ocurrida en la década de los noventas. Modestia aparte, al parecer los sucesos tergiversaban lo verdaderamente absurdo de tal relato, cayendo en una serie de contradicciones símiles a las que se acostumbran a tener en estos casos cine-realidad.
Con tal de destapar la densa nube que envuelve a este hecho, me dí a la tarea de crear una hipótesis de lo ocurrido realmente en aquél mítico kilómetro:

Era una densa y tenebrosa noche, nítida y consumada. Un tipo se encontraba enmedio de una carretera, esperando a pedir un aventón a cualquiera que pasara por ese lugar. Poco a poco la densidad en el ambiente tergiversó en una tremenda tormenta, empapando al pobre sujeto, el cual maldecía su estúpida suerte. La espera era en vano pues nadie pasaba por aquél lugar, aunado a esto, la tormenta arreciaba aún más.
De repente, notó cómo un viejo carro cruzaba lentamente el asfalto, deteniéndose (para su asombro) enfrente de su cara. La lluvia era fuerte, por lo que no dudó ni un segundo en abordar tal vehículo. Su asombro fue mayor cuando ya dentro, volteó hacia el conductor y no percibió ninguna presencia. Seguidamente, el auto comenzó a moverse lenta y suavemente, dirigiéndose al borde de una cerrada curva.
Terror sentía aquél tipo, pensando en morir, orando a su dios para no perecer. No obstante, antes de tocar la curva, una tenebrosa y sucia mano se introduce por la escotilla de la ventana, moviendo sinuosamente el volante, evitando así el fatal accidente.
Traumatizado por el terror, el sujeto toma fuerzas de su interior, buscando no quedarse dentro del maldito carro, temiendo la presencia de espíritus malvados, que harían con él cosas muy malas y sucias. Sale corriendo de el carro, dirigiéndose al pueblo más cercano, buscando a alguien que le creyera todo lo ocurrido. Deambulado, todo empapado, entró a una cantina que figuraba solitaria. Pidió un trago de tequila al encargado, contando a la vez la terrible experiencia, ante la mirada asombrada de los presentes.
A la media hora entran dos sujetos, empapados por igual, uno le dice en tono molesto al otro : mira juan, ALLÍ ESTÁ EL HIJO DE LA CHINGADA QUE SE SUBIÓ AL CARRO CUANDO LO VENÍAMOS EMPUJANDO!


Por lo visto, esa es mi verdad, y para fomentar las escazas risas, pongo fondo de risas grabadas....