Reseña: The Breadwinner


Soy un amante declarado de los filmes de animación, de eso no queda duda. Sin embargo, me muestro cauteloso cuando se anuncian estrenos que estén relacionados con dicha rama del séptimo arte: lejos de las técnicas de dibujo usadas o el estilo que muestren, son sus historias mundanas e infantiles las que suelen decepcionarme de manera tajante. 

Y es que cine de animación no es lo mismo a cine infantil, hay que ser muy claros en ello.

Desde los primeros minutos de haber comenzado, The Breadwinner me avisaba qué tipo de película iba a ser, surcando dibujos a mano alzada y una historia cruda que no tiene vergüenza en demostrar la crueldad y crudeza de la vida cotidiana en medio oriente.

Parvana es quien encabeza este relato, una niña nacida en Kabul bajo el régimen Taliban. De padre profesor y madre escritora, la protagonista nos mostrará la dificultad de ser mujer en un entorno donde los hombres mandan y las féminas se quedan en casa sin poder salir con la vestimenta adecuada.



Tomando ligeras libertades creativas respecto a su fuente original (The Breadwinner, realizada por la escritora canadiense Deborah Ellis y publicada en el año 2002), la cinta realiza un trabajo excepcional al plasmar los conflictos de Parvana, reservando sus sorpresas para crear un nudo que se sostiene hasta bien entrada su recta final, en donde los secretos se exponen y la falta de aliento en el espectador se hace presente.




A pesar de que su punto flaco es precisamente el estilo de sus dibujos, así como ciertos valores de producción, The Breadwinner tiene todo para enganchar a todo tipo de audiencias, siempre y cuando sean mayores de 13 años. Un filme hecho y derecho que vuelve a comprobar que las mejores historias también pueden ser presentadas con dibujos animados.




4.5 Axelitos de 5.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

De los tiempos pasados.

Crónica de un provinciano. Parte 1 de cuatro.