El por qué de las cosas....

Hay incontables veces en las que, dependiendo del ánimo de aquellos inmiscuidos, llega el inevitable momento de algo diferente.
La necesidad del cambio presente en cada uno de nuestros amainados corazones, esperando ávidos la ruta divergente.
Éste es el momento.

Hubo una vez, un raro día, lleno de nubarrones extensos proferientes del norte, amenazando matizadamente las afueras de un poblado.
Cerca de la entrada imponente, trocada con cerrojos de oro y bisagras de platino, se encontraba una morada humilde, de loseta hecha de barro, y techo proveniente de las ramas maltrechas de las palmas.
Afuera de esta casa se encontraba un (aún más humilde) viajero. Cansado de su andante caminar, maltrecho por el paso de su vida, infortunado por sus detrimentes sandalias.
Estaba el viajero lovín pensando la forma de acudir a dicha casa, imaginándose y preparándose a su petición. Decidido se encontraba a pedir comida y bebida, pues su viaje largo era, pero su sustento no.
Entonces tocó aquella maltrecha puerta, y de ella salió una pequeña pero adorable niña, de hermosos ojos y melena rizada. Tal fué su impacto de su hermosura, que desvaneciendo sus antiguas intenciones, nada más solicitó un vaso de agua.
La niña, viendo en el rostro del desamparado el tremendo apetito, hizo omiso a la petición, y en vez de agua, le ofreció un vaso de leche con 3 galletas. El joven agradecido quedó.
Al pasar de los años, la niña se convirtió en mujer y con ese cambio afloró una enfermedad (al parecer) incurable, de tal forma que acudió a la ciudad a buscar alivio. Y lo encontró.
La operación fué larga y dura, pero con gran suerte la mujer pudo resistir. No obstante el costo de ésta era inmenso para su economía, y por tal motivo albergó miedo en su corazón.
Pero un buén día, despertándose airadamente de su camilla, encontró un legajo de papeles junto a su prominente sábana blanca y, entre ellos, la factura del pago de los servicios hospitalarios, y en ésta se encontraba escrita con tinta azul la siguiente leyenda: pagada hace años con un vaso de leche y tres galletas, atte. Dr Eduardo lovín.



El cambio. El solapar la actitud de mi ser.
Sobremaneras de la vida, del destino.....de mi persona.
Es el momento...y no habrá vuelta atrás. No se asusten, no me convertiré en escritor (no te mueras de la envidia patas, no todavía).

Comentarios

snake_66 dijo…
trillado,desorganizado,insustancial,presuncioso e inventivo...(en pocas palabras que weba)
axelfox dijo…
sé que la inversión es fuerte en ti, por lo que tu verdadero comentario dice : hermoso, tocador, original y bien escrito....gracias snaky...
snake_666 dijo…
oye visitaste coatza y no em visistaste wey
te pasas de lanza....
axelfox dijo…
te estuve localizando en el chat y nunca te encontré, así que fué tu culpa......
antoinE! dijo…
boena historia!!
pero cual fué la moraleja o que pZ?
regala leche y se te quita el cancer quizas??? o.O
jajajaja
no es cierto chidos posT!
cya
Zyanya dijo…
Axlito escritor! Quién lo diría! Me gustó el cambio en tu blog, se ve muy bien, saluditos!

Pd. Ahora regalaré galletas a quien me pida agua.
Kodama dijo…
Que buen post, yo sensible y tu tocando fibras, joder, éste post lo recomendaré, ia, ia, oo.
manijeh dijo…
aaaaaaaaay que lindoooo (insertar cara de niña cursi aquí).

Carajo y yo no tomaba leche de pequeña. Ahora estoy enferma pero todavía no hay cura para lo que tengo =( ni pedo.
axelfox dijo…
gracias por los comentarios, en verdad me inspiran a....ehhh...a algo....
N@IDE dijo…
Orales!!! me gusto el cambio de tu blog...y tambien el post muy bueno...=)
Patas de bola dijo…
hola axel
Patas de bola dijo…
adios caca
axelfox dijo…
che patas culei, la envidia te corroe.......gracias nadiecita....
Sí el cambio de diseño estuvo chido. No era algo necesario, el blog es bueno, pero si te da otra sensación =P.

Ahora voy a dormir, por un largo tiempo. Bis Bald!!!
Itoitz dijo…
Buena reflexión, singular y descriptiva.
Un saludo.
axelfox dijo…
verdá que sí gott? gracias por sus comentarios....

Entradas más populares de este blog

De los tiempos pasados.

Crónica de un provinciano. Parte 1 de cuatro.